Botellas de Cerveza de Gres
de Argentina Siglo XIX
         
Inicio Cartas
del Lector
Sitios
relacionados
Contacto
Beer Bottles Stoneware from Argentina 19 Century  
 


Magazine 2005 a 2009
VER MAGAZINE AÑO:
2005 a 2009
  2010
    2011  2012   2013   2014   2015   2016   2017

El Autor
Renuncia:
Esta información es suministrada por una investigación puramente informática, para ayudar a los hobbyst y coleccionistas en su búsqueda. Por lo tanto no persigue fines de lucro. El propietario de esta página, no acepta responsabilidad alguna, acción o daño por el uso de la presente información.

The Author.
Disclaimer: This information is supplied by a merely computerized research in order to help hobbyists and collectors in their search. Therefore it has no profit purposes. The owner of this page shall not be liable for any action or damages caused by the use of this information.

Etiquetas

En virtud de que se han suscitado un par de cambios de ideas entre coleccionistas con respecto a la colocación de las etiquetas con sello, no las adheridas del mismo material, me puse a investigar más profundamente, con la colaboración de la FADU, y la conclusión a la que se llegó es que hacia los finales del siglo XIX, convivieron mas de una técnica, la chapa de metal con la pintura, el rodillo de goma y la aplicación por transferencia. Tengamos en cuenta la gran cantidad de alfarerías que existían y no todos optaban por el mismo sistema. De por sí, los moldes, que estimo serían de madera, no todos eran iguales. Más de 50 fábricas diferentes, más la cantidad de operarios que trabajan en cada una de ellas tenían obviamente diferencias; por eso, a veces la vemos con un contorno mayor, o algo más bajas o viceversa.
Algunos fabricantes, en su sello al pie de las botellas le ponían un número; eso determinaba  quién era el operario.
Aunque sean  mínimas las diferencias, no nos olvidemos de que todo era artesanal y que ocupaba mucha mano de obra, porque estaba en cierta manera “subsidiada” por el Reino Unido contra la mecanización industrial del vidrio.
Por lo tanto, al salir del molde que llegaba hasta el pico la arcilla o bizcocho semi blando, se colocaba la etiqueta, y en la siguiente etapa se cocinaba con salitre a 1400°.
Esto con respecto a las botellas, si la pieza era irregular no había otra que no sea a mano y por  transferencia. Ejemplo en un plato, ya sea de cerámica o de porcelana, muchas veces podemos ver el corte del papel  que en algunos casos no coincide.

Jorge di Fiore

Julio2005

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Falsificaciones

Refrán: No existe buen coleccionista (de lo que fuere) que se jacte de tal que no haya comprado o canjeado una.
Es indudable que en los últimos años han aparecido algunas piezas
falsas, que un entendido, si la analiza detenidamente, se puede dar cuenta. Hay métodos varios para verificarlo, aunque a veces, por el entusiasmo u otras circunstancias, se nos pasa por alto. Tomarse su tiempo es lo mejor.
En realidad, ¿vale la pena, económicamente hablando, la falsificación?
A veces, algunas piezas únicas han sido hechas tan burdamente
-caso Lagomarsino, una sola etiqueta adherida en vez de 2- que a simple vista, por más que la disfrazaran, era fácil darse cuenta.
Ciudades con supuestos falsificadores pueden ser Bahía Blanca, Pilar, La Plata, Berazategui y San Isidro. A no confundir: en San Antonio de Areco, tiene el taller un artista plástico que las  imita, en cerámica, no de gres, muy lindas, como souvenir de la visita a la ciudad de Güiraldes.
Hace unos días, en un galpón que suele tener antigüedades de todo tipo, me encontré con el dueño, que hace unos años me facilitó ver unas 400 botellas genéricas de su propiedad, oportunidad que tuve para fotografiar algún sello que no tenía registrado (fábricas inglesas) para ponerlos en la web (ver menú inicio). Pregunté si siempre tenía las botellas, y me dijo que había aparecido uno y se las vendió a 5 pesos cada una al barrer.
Me pregunté para qué las habrán comprado, mientras una cómplice e ingenua sonrisa se deslizaba de la boca del dueño.

Tengamos cuidado. Tampoco no  hay que confundir con las restauraciones, que como antigüedades son válidas, en tanto se haga saber.
Como dije al comenzar, yo también fui víctima; quizás el apuro, quizás no mucha luz de día, pero así fue, para colmo lo descubrí al año. Pensé dos cosas obvias: o tenía algo falso o tenía algo
interesante, pues no era interesante.
La botella en cuestión era una de Juan Cantalupi, a la que le habían tapado con cerámica y luego pintado (de esa manera desaparecía) la palabra “depositada”, que existe únicamente en las dos versiones de Cantalupi y Rodríguez. Me puse a pensar quién fue el vendedor, ya que no había pasado tanto tiempo. Me di cuenta de quién había sido: no un ignorante, sino un entendido. Jamás lo sabrá el entendido. Pude reponerla enseguida porque sabía adónde la podía encontrar. Además, era de las consideradas “relativamente” fácil.

Alerta: Están circulando botellas del tipo “chancho”con logo
De Bahía Blanca, pero un conocedor experimentado las detecta con una simple lupa, sin llegar a un laboratorio.
Nuevas técnicas están apareciendo y seguramente aparecerán, cada vez más sofisticadas, lamentablemente.
Antes del cierre de esta cuarta “edición” espero ver una botella chancho con el escudo de la Cervecería Diesel, creo que es buena (creo).
A los amigos cerveceros del rubro botellas: siempre son bienvenidas  estas novedades, también las críticas, acrecienta el conocimiento

Jorge di Fiore

Agosto 2005






----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nuevas botellas!!!

La botella de Diesel sinusoidal tipo 2d “chancho” es auténtica, por lo menos yo no tengo conocimiento de que exista otra. La botella fue adquirida por otro coleccionista en San Telmo.

Apareció a 50 Km de la Provincia de Santa Fe (capital), una botella cilíndrica tipo 1, de Cervecería de Córdoba, de Adts y Meyer, una Cervecería que funcionó hasta alrededor de 1930 en la Ciudad de Córdoba, según consta en los censos de la época, estudiados por otros calificados colegas coleccionistas. La misma estaba en una casa particular de clase media baja, arriba de un viejo piano con una pantalla avejentada, y aparentemente según testimonio, tenía otra que fue regalada a un familiar hace más de 20 años, y que posteriormente se radicó en España. Se le practicaron todas las pruebas conocidas y otras más severas, y pasaron satisfactoriamente. Además, ya a la vista se notaba que era del tipo de las botellas originales. El sello del alfarero Escocés, Port Dundas oval.

Octubre 2005
Jorge di Fiore
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No pudo ser
Fracaso el intento de poder encontrar una nueva Cervecería.

A principio de año fueron llamados por la Intendencia de una Ciudad del Litoral, arqueólogos y arquitectos para un proyecto turístico, sobre la base de túneles que fueron hechos por los Jesuitas. Los mismos, que se encuentran debajo del campo de golf de la ciudad, desembocan al rio Paraná y en uno al final habría funcionado una fabrica o deposito de cerveza. Los fondos, para los viáticos $ 7000.tenían que ser aprobados por la Intendencia. Los meses pasaron sin novedad. O decidieron otro proyecto o no tendrían los “ $$”

Octubre 2005

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 ¡Nueva botella!

En el mes de mayo pude adquirir otra joyita, también procedente de Santa Fe. Se trata de la ya difícil Cervecería Alemana-Andrés Neubauer-Córdoba, pero en versión “chancho”.
Fue traída a mi domicilio, donde esperé con todo un arsenal de materiales para el estudio, en virtud de las frecuentes falsificaciones.
Al vendedor, acompañado por su esposa, o en este caso el  “comisionista”, se la había dado para vender un comerciante de Santa Fe, no coleccionista, de un rubro ajeno a las antigüedades. Antes de que abriera el portafolio, en amena charla, le indiqué la posibilidad de que la misma no fuera auténtica, tratándose de una botella “chancho” con etiqueta.
Bueno, ningún instrumento ni ácido fueron necesarios, salvo el compás- yo me pensaba encontrar con una etiqueta del tamaño de la  sinusoidal alta, pero la etiqueta era más chica, acorde a la altura y diámetro de la botella- y ya no había dudas de su autenticidad. Sin cachaduras ni rajaduras. Tuve suerte.
Por lo tanto, hasta el momento y que yo tenga conocimiento, estamos en presencia de dos botellas tipo chancho con propaganda, una es ésta y la otra es de Cervecería Diesel, en poder de otro coleccionista.

Si alguien tiene informaci ón de otra botella, sería bueno publicarla.

Jorge di Fiore
Julio  2007
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Contesto dos preguntas

Con respecto a la Cervecería Rothemburger Hnos. - Chivilcoy.

La botella tipo “chancho” que tiene adherida una etiqueta oval de papel es válida para los que coleccionan mas allá de 1900, que no es mi caso.
Historia: En 1873, había en la ciudad de Chivilcoy una fábrica de cerveza y licores, cuyo propietario y fundador bien podría ser algún Rothemburger, pero recién en 1876, los hermanos Carlos y David Rothemburger adquieren la fábrica y encargan a alguna alfarería escocesa la confección de botellas cilíndricas de gres con etiquetas que hagan referencia a la fábrica. En un principio, las que tienen aplicadas del mismo gres, y luego la conocida sello azul / celeste hasta el cierre de la fábrica en 1913.

Con posterioridad, a partir de 1914-1917, la señora Luisa P. de Rothemburger, seguramente viuda de algunos de los hermanos, se hace cargo de la cervecería. La señora Luisa no manda a fabricar más botellas con logo en el exterior, sino que utiliza botellas tipo “chancho”, seguramente usadas, (1820-1830) genéricas, y manda a fabricar, en papel, etiquetas a una imprenta que aún existe de Rosario,  y a cuyos dueños conozco desde hace años. Posteriormente, las pegaban a mano. La fábrica cesó sus actividades en 1924 .
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No es de Cerveza

Botella con el nombre F. Cunnigton y Cía. Córdoba (y no &) estampado o grabado al pie -no inciso- 17 cm. alto - diámetro 8 cm. Cilíndrica -pico 1B.

No es de cerveza, tampoco de tinta. Lo más probable es que sea una propaganda realizada en los años 40-50 siglo XX, de algún distribuidor de gaseosa de Córdoba, quizás conmemorando algún aniversario de la fábrica Cunnigton, de origen británico.

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Curiosidad

Leyendo en una bibloteca, pude encontrar un artículo escrito en 1871 -plena fiebre amarilla.
“La Cervecería Lagomarsino fue clausurada por la Municipalidad por insalubre”

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Otra

Aviso: “Se previene al público que el que quisiere hacer un galpón o techos de azotea de zinc encontraran un sujeto que se compromete a hacerlo de un método enteramente desconocido en el país, asegurando que nunca ha de llover bajo esos techos. También a los señores saladeristas, por lo que es de componer todo lo que corresponde a su ramo, que es de caldería -ocúrrase a la calle Santa Rosa esquina Europa, en la cervecería”
La Gaceta Marcantil, Lunes 2 de diciembre de 1850.
Nota: En un principio pensé que podía ser la Cervecería Santa Rosa, de Juan Bühler, pero en ese año estaba en la calle Bolívar 480-Según el plano de Bertres de 1822-Bolívar se llamaba Bolívar—Santa Rosa, fue la actual Av.Córdoba, pero en el siglo XVIII y Europa, a mediados del siglo XIX, fue la actual calle Carlos Calvo. Por lo tanto, me quedé sin respuesta.

Jorge di Fiore
Julio 2007

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una corta reseña de Don Emilio Bieckert

Don Emilio Bieckert llegó muy joven al país, en 1855, cuando todavía no estaba consolidada la unidad nacional. Venía de una familia cervecera de Alsacia, de una pequeña localidad cercana a Estrasburgo, que le había transmitido los conocimientos sobre el tema. Su espíritu aventurero lo llevó a recorrer el país  durante varios años, sin empleo fijo, desde las Pampas hasta Chile, hasta que finalmente decidió afincarse en Buenos Aires, en donde instaló dos pipas para producir cerveza en el tercer patio de una casa de la vecindad ubicada frente a la iglesia de Balvanera. Los consumidores porteños adoptaron rápidamente la cerveza que le ofrecía este pionero, con cualidades semejantes a la tradicionales marcas europeas, y la demanda creció rápidamente. Apenas un año después de instalado, don Emilio se trasladó a un lugar más amplio en la calle Salta 12. Cinco años más tarde, volvió a ampliarse porque la planta nuevamente resultaba chica, y Bieckert adquirió una finca de los Estrada en la calle Juncal y Esmeralda. Allí, creció en forma ininterrumpida durante décadas, expandiendo la planta sobre el amplio solar que enfrentaba al río. La elevada chimenea de la fábrica figuraba en las cartas  náuticas para orientar a los marinos que llegaban al puerto de Buenos Aires y fue, por décadas un símbolo de la ciudad.
Emilio Bieckert trajo al país los primeros gorriones, al volver de uno de sus viajes a Europa, así como los primeros percherones destinados a tirar de los carros de cerveza. Fue también quien inicia la producción local de hielo para remplazar la “escarcha” importada que traían entonces como lastre, algunos navíos desde el río Hudson.
En 1889 el enérgico industrial, cedió la conducción de la empresa, ya por entonces demasiado grande a una compañía formada para continuar con su explotación.

Octubre 2007

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Más sobre Emilio Bieckert ¡¡ imperdible!!

Les Pioneers de la industria argentina
Manuel Chueco 1889 Tomo 1

Emilio Bieckert pertenece a una antigua familia francesa, de largo tiempo atrás establecida en las hermosas y fertilísimas orillas del Rin. Sus antepasados eran cerveceros y propietarios de una de las fábricas  más ricas e importantes de Barr (Strasburgo).
Allí nació Emilio Biechert y allí, al lado de su padre, cuya laboriosidad e inventiva industrial heredó, y en el seno de su familia desde su más tierna edad, empezó a conocer los secretos que constituyen el difícil arte de fabricar cerveza. Sus infantiles juegos y sus juveniles travesuras tuvieron por teatro los inmensos toneles, las oscuras cavas, los grandes depósitos y los enorme montones de cebada y de lúpulo de la cervecería de sus progenitores.
Nada le faltaba a Bieckert al lado de sus padres. Trabajaba con los suyos y era feliz; pero el sublime fuego que da calor luz a los hombres de genio, hizo nacer en él la irresistible ambición de encontrar un ancho y gran escenario en donde podía desarrollar su poderosa actividad. Emilio Bieckert salió de su amada Alsacia para perfeccionarse en Alemania, Francia, Noruega e Inglaterra, regresando a su hogar para buscar de este lado del Atlántico, en los extensísimos países de la América del Sud. La tierra Argentina fue la primera que pisó. Cuando llegó a Buenos Aires, llegó sin dinero. Al salir de su casa paterna no permitió que le dieran capital alguno, sólo lo indispensable para el viaje.
Inmediatamente después de llegar se presentó en la Cervecería de Santa Rosa en la calle de Bolívar, en aquella época de D.Juan Bühler, quien en el acto dio empleo a Bieckert.
La actividad, laboriosidad, la contracción y los conocimientos teóricos y prácticos, de los que pronto dio pruebas, le hicieron acreedor al aprecio del principal de la fábrica, y rápidamente ascendieron la importancia y la remuneración de sus trabajos.
Al poco tiempo salió Bieckert de la fábrica de Santa Rosa y emprendió viaje a Chile. Dos ideas lo llevaban: gozar las espectaculares cumbres de los Andes y fundar una cervecería en la República de Chile. Aquí tenían verdaderas cervecerías, en Chile no, y aspiraba a ser el primero en fundarlas. Él estableció verdaderamente la primera cervecería chilena, y en ella elaboró por primera vez en Chile una bebida que era ciertamente cerveza y que por lo tanto con toda propiedad podría llamarse tal.
Bieckert estuvo allí un año, de 1858 a 1859, regresando a la Argentina con decidida voluntad de fijar su domicilio y levantar en su hospitalario suelo una cervecería de la capacidad y de la importancia que su imaginación creaba.
Después de un lento y penoso viaje lleno de incidentes y dramáticos episodios, llegó a Buenos Aires. Volvía a encontrarse en esta capital sin un solo peso. En el acto buscó trabajo, y bien poco después había ganado una insignificante suma, que para su enérgica voluntad, era suficiente capital para emprender por su propia cuenta, la empresa industrial a quien quería consagrar todo su tiempo, su inteligencia y sus facultades.
En un pequeño local empezó Emilio Bieckert el 15 de febrero de 1860, a fabricar con un solo peón, cerveza por su sola cuenta y con su nombre. Dos pipas comunes fueron sus  primeros recipientes. Tan pobres y tan pocos eran los aparatos con que contaba en ese entonces, el hoy dueño de una de las cervecerías más grandes y mejor montadas. (X) Desde el primer día de la instalación de su humilde usina, dieron sus frutos que naturalmente se deberían dar. Bien pronto la demanda del producto que elaboraba, empezó a crecer en grandes proporciones y como consecuencia, su elaboración, los útiles de fabricación, las materias primas empleadas y el número de obreros aumentó notablemente; y así, en escala ascendente, siguió progresando día a día. Bieckert tuvo que crearlo todo en su fábrica, paso a paso.
Al año siguiente, cuando ya había logrado fabricar una pipa diaria de pale-ale, trasladó su cervecería a la calle Salta 12, en donde permaneció hasta el año 1868, en el cual se instaló en el local de su propiedad, calles de Esmeralda y Juncal.
Desde entonces los progresos industriales de la gran usina han tomado colosales proporciones. Juzgad por los datos siguientes: las poderosas máquinas que llevan el movimiento y el calor a todos los departamentos de la usina, suman una fuerza nominal de 500 caballos de vapor. Da trabajo directa e indirectamente a 600 hombres; elabora para su propio uso 36 tn.de hielo por día; produce cada diez horas, 100 pipas de cerveza.
Penetrando al establecimiento por la grande y cómoda entrada de la calle Juncal, a la derecha se encuentran las oficinas de contabilidad y caja, enseguida, entre frondosos árboles y rodeada de lindos y caprichosos jardines, la lujosa vivienda del inteligente industrial con vistas al río. A su izquierda, se encuentra la hermosa fachada oriental y majestuosa edificación de la fábrica de cuatro pisos y su arquitectura es a la vez correcta y severa. La planta baja de la fábrica está ocupada por el departamento de las máquinas, en el cual dos pares de poderosas máquinas a vapor funcionan alternativamente de día y de noche, a más de esas máquinas cuenta la fábrica otras varias, entre las cuales merece mencionarse una de 40 caballos construída en el país por S.Zamboni e hijos. En otra sección se limpian, se llenan y tapan las botellas y barriles y se realizan las operaciones relativas al envase.
¡Oh, qué destreza, qué movimiento observáis allí! Veinte hombres toman las botellas que otros tantos ponen al alcance de sus manos, y con una prontitud admirable introducen una por una, un delgado cilindro de cerdas por medio del cual pasa un chorro de agua; estos cilindros movidos a vapor, en pocos segundos limpian las botellas con inmejorable perfección. Un número igual de trabajadores las van poniendo en aparatos propios para que dejen caer hasta la última gota de agua y mientras otros operarios van colocando las que ya están perfectamente secas y limpias en las bombas automáticas que la llenan por millares, otros, por medios de perfeccionadas máquinas, les ponen el corcho tapa, otros sujetan a éste por medio de delgados alambres, con ligereza y maestría singular atados.
En el mismo departamento, y al mismo tiempo, por medio de ingeniosas mecánicas  operaciones, y con grandísima rapidez, miles de barriles se cepillan y se labran por dentro y por fuera.con agua caliente primero y con agua fría después; llenando enseguida las inagotables bombas con el fresco y espumante líquido. En este piso del edificio se encuentran los inmensos toneles destinados a llenar los pipones que diariamente salen de la fábrica, para los depósitos de la ciudad y campaña que se titulan cervecerías, que no hacen más que embotellar la cerveza que fabrica Bieckert. En el primer piso se encuentran los grandes recipientes destinados en recibir, en sus diversos grados de elaboración el caldo de cebada y lúpulo que ha de dar el perfumado licor. Los ingeniosos aparatos que apresuran, completan y detienen en el instante oportuno la fermentación del líquido; y las grandes bombas que llevan y traen los caldos en elaboración.
Entre aquellos recipientes se encuentran dos de fino metal, obra maestra de caldería, en el norte de Francia, fabricados especialmente para las usinas de Bieckert en cuyas paredes de puro y bien pulido cobre se ven las imágenes cual si fueran ricos espejos de Venecia. En el mismo piso ocupan vasto espacio los aparatos productores de hielo, en el cual se congelan diariamente 560000 litros de agua. Grandes almacenes para depósitos de granos destinados para tostar y refrescar la cebada y otros departamentos ocupan el primer alto.
Las secciones destinadas a la calefacción, limpieza, ventilación de la cebada; el molino con todas sus dependencias; depósitos de lúpulos y otros departamentos, ocupan  el segundo piso del gran edificio.
Una red de caños de cien distintos diámetros circula y atraviesa todos los departamentos del vasto edificio; gruesos y pequeños caños de cobre puro unos, de estaño otros; otros de plomo, de lona, de madera de orgamasa, corren por el suelo arrastrándose como si fueran largos reptiles, producen sordos ruidos, unos despiden calor intenso otros se cubren al lado de aquellos, de blanca capa de hielo, acequias inagotables de cerveza parecen los de mayor diámetro, inmensas cantidades de agua fría corren por éstas, por aquéllas pasa el agua hirviente de la caldera, grandes masas de calcium salen por unos, fuertes corrientes de vapor penetran por los de más alla, continuos soplos de aire por los de más acá, líquidos fermentados en diversos grados de preparación corren por los que los ponen en comunicación a los aparatos productores con los inmensos toneles y a los toneles entre sí.
Se entra por una pequeña puerta, que se cierra por sí sola, se baja por una estrecha escalera y a medida que se va descendiendo, la claridad disminuye y el frío aumenta hasta que se llega a un corredor alto y oscuro. Allí os dan las candilejas que necesitáis para emprender la subterránea visita. A la izquierda del corredor encontráis una abovedada sala de blanquísima pared; en el piso veis una capa de cincuenta centímetros de espesor de grandes granos de cebada: es la primera sala de germinación; enseguida encontráis otra igual y otra y otra. Los inmensos sótanos de las nuevas grandes construcciones que el obrero hace edificar para la maltería de la fábrica y la cual destina para hacer germinar 5000000 millones de kilos de cebada del país! Una gruesa puerta os da entrada a un grueso corredor; allí el frío y la oscuridad aumentan. Salís presurosos de esa estancia polar, y después de atravesar nuevas puertas entráis en nuevas galerías, los cuales os conducen a grandes depósitos, en los que van subiendo gradualmente los grados de calor, y en que un inmenso número de toneles, que contienen miles y miles de litros de cerveza que ya empiezan a exportarse a algunos puertos de Francia. Llama la atención el aseo y el orden que reinan en el piso subterráneo como en los pisos altos y todas las dependencias de la de la fábrica. Bieckert para el aseo y la limpieza es tan nimio y exagerado como un holandés. La inmensa cantidad de agua que gasta el establecimiento, la dan varios pozos surgentes inagotables.
Entre los demás edificios independientes, se encuentra la caballeriza, con 42 valiosos caballos. Los percherones de Bieckert son los mejores caballos que tiene el país.
El principal elemento alimenticio que tienen éstos son los residuos de malta que resultan de la fabricación de cerveza. Las enormes pilas de carbón de piedra, depósitos con millares de botellas costosamente importadas de Europa y que este año llegan a 60000 docenas, da la elevada idea del creador de tan valiosa industria nacional. Emilio Bieckert es el activo, laborioso industrial que, en largos años de lucha y de constancia, ha levantado todos estos inmensos edificios, ha creado todas estas grandes usinas y ha dado y da movimiento a esa gran fábrica, él es el único propietario de esa gran fábrica. Emilio Bieckert trabaja ahora más que antes, cuando dio principio a sus tareas industriales. Él concibe, ordena y manda todos los trabajos industriales que se han de hacer, estudia y vigila todas las operaciones. Imposible parece que, después de tan complicadas tareas, pudiera un hombre ocuparse como se ocupa Bieckert, de estudiar todos cuantos adelantos y mejoras se hacen en el arte de fabricar cerveza.
Emilio Bieckert trabaja más, mucho más que el dependiente u obrero, y ¿por qué trabaja tanto? ¿Acaso no se considera todavía bastante rico y ambiciona aún más oro? No tiene hijos.y aunque tuviera muchos, con los ya cosechados frutos de su trabajo, podría asegurar a cada uno, buena suma de riqueza. ¿Qué móvil es, pues, el que le obliga a seguir con su inagotable lucha? ¿Qué fin persigue el poderoso industrial con tanto entusiasmo?
Los grandes industriales, como los grandes artistas o capitanes, ambicionan algo más que el dinero. Después de conseguir fortuna, el que tiene un alma grande quiere renombre, fama, gloria. Eso es lo que ambiciona Bieckert. ¿En qué forma? Quiere tener la gloria que su cervecería, sea la más grande, la mejor montada del mundo.
Él ha impulsado de poderosa manera el cultivo de la cebada en el país; mejora, con inmensas erogaciones, la raza de los caballos para los trabajos pesados, y emplea todo su capital en levantar un edificio industrial que hace honor al pais, y en el cual cientos de trabajadores se ocupan.
Emilio Bieckert necesita, para poder llevar estos beneficios hasta nuestras más apartadas provincias, que los rieles de las vías férreas penetren en sus grandiosas usinas y ayudarle a conseguir esta necesidad es, más que servir a un activo, laborioso e inteligente industrial, servir a los intereses económicos y el progreso del país.

(X) Tener en cuenta que el libro fue escrito en 1889

Febrero de 2008

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Asignatura Pendiente

Por Jorge di Fiore

Antigua Cervecería Italiana de Antonio Lagomarsino -Calle Río Bamba y Paraná- Recoleta.
A muchos les habrá pasado desapercibido, y a otros no, en especial a los porteños. Las calles Paraná y Río Bamba son calles paralelas. Al principio no reparé en el detalle, pero hace algunos años, me di cuenta de que no podía ser.
Con un poco de tiempo disponible, me puse a investigar. Por suerte, solo duró dos días. Revisé en una biblioteca, que sabía que disponía de antiguos planos, incluso posteriores al conocido de Felipe Bertrés (contratado por el Gobierno de Martín Rodríguez y su primer Ministro Bernardino Rivadavia, para delinear y trazar la ciudad de Buenos Ayres en 1822) y también otros contratados por Obras Públicas de la Municipalidad (1880) - Plano Histórico de la Ciudad de Bs. Aires (Kraft 1888) - Plano topográfico de Bs. Aires, Juan M.Giazzano- (1887) - ídem de J. B .A .Bianchi (1882).
La calle Riobamba, después del trazado efectuado por Bertrés, se siguió llamando Riobamba. Posteriormente, a partir de la calle Rivadavia, pasó a llamarse Río Bamba, a partir de 25 de Agosto de 1857. Más de un siglo transcurrió para llamarse nuevamente Riobamba, por ordenanza 21113 en 1965.
La actual calle Paraná recién en 1808 tuvo el nombre de Pazos, para luego, a partir de 1822, llamarse  Paraná.
Ésta nacía en Rivadavia y moría en la plaza 6 de junio, hoy plaza Vicente López, precisamente en la calle Juncal, que de allí hacía (hace) un giro hacia el nordeste, cambiando por calle Vicente López hasta la calle Ayacucho.
La calle Juncal, por un capricho del diseño urbanístico de la plaza, continuaba y se topaba con Río Bamba, donde a pocos metros continuaba la calle Ayacucho.
Si hoy tuviésemos que decir donde estaba emplazada la Cervecería, diríamos: Ayacucho y Vicente López. Pero en virtud de la gran cantidad de casas quintas y  del buen tamaño del predio (unos 6000 m2), el señor Lagomarsino, con buen criterio comercial, puso en sus etiquetas aplicadas en gres las calles Río Bamba y Paraná. Después de todo, era como la continuación. La botella de forma cilíndrica posee dos etiquetas. Solamente se conoce, como error del fabricante, una botella original con una sola etiqueta. Desconozco si existen más, pero la única que conozco pertenece a mi colección. En sus inicios, en 1860, la Cervecería estuvo instalada en la calle San Martín 270, operando bajo la denominación Antonio Lagomarsino (botella cilíndrica incisas en la parte superior).

En 1872 adquiere el terreno mencionado, en Río Bamba y Paraná.
Allí, la Cervecería se llamaría Ant. Lagomarsino y Cía. Se estima (entiéndase se estima) que la “compañía” eran los señores Federico Herrmann y Eduardo Hammer, que ya habían tenido una Cervecería en esa misma dirección, que duró muy poco.
Herrmann había constituido una sociedad con Hammer bajo la denominación Hammer y Herrmann., en la calle Rivadavia 140 pero en el rubro droguería.La de Lagomarsino comienza a llamarse Antigua Cervecería Italiana Ant. Lagomarsino (botella cilíndrica con sello de gres celeste). La de Herrmann y Cia. es de las mismas características.

Por su parte Hammer constituye una sociedad con el señor Peltzer, llamada Cervecería Hammer y Peltzer establecida en la calle Ayacucho 781, en el año 1880.

No se conocen botellas de gres con la denominación
Herrmann y Hammer.
Hammer y Peltzer

click para ver plano

Marzo 2009

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Historia de Magdelín-Schlau-Strasser-Germania

Las primeras noticias se remontan al año 1858. Federico Pommerenke instaló frente a la esquina sudeste de las calles Entre Ríos y Catamarca la primera Cervecera. En aquella época, la calle Catamarca se denominaba la calle de los alemanes, por tener muchas viviendas de vecinos teutones.

Fue cambiando de propietario y de nombre a través de los años. Así, a partir de 1870, se llamó Cervecería Alemana, cuando un dinámico industrial, Fernando Magdelín la tomó a su cargo, dándole gran impulso y prestigio al producto, acreditándolo de tal modo que fue premiado en la Exposición Nacional de Córdoba en 1871, luego en Filadelfia en 1876 y en París en 1878.

En 1880, se suicida Magdelín por lo que posteriormente, en 1886, quedan como dueños de la fábrica el alemán Carlos Schlau y el suizo Federico Strasser hasta 1893, año en que se separan, y el único propietario es, entonces, Carlos Schlau. Strasser se hace cargo de la cervecería Santa Rosa, que había sido instalada poco tiempo antes por Costa y Falcone, y estaba ubicada en Entre Ríos 1123, frente a la actual Plaza Santa Rosa. Como era luterano, le cambió el nombre y pasó a llamarla Cervecería Strasser y agregó una fábrica de hielo.

A principios de 1900, se hacen cargo los hermanos Wiedenbrüg, quienes le vuelven a cambiar el nombre de Cervecería Strasser por el de Cervecería Germania. Al comenzar la primera guerra mundial, por motivos políticos sufrió una gran reducción de sus ventas, por lo que fue transferida al consorcio de los Bemberg, dejando de producir cerveza y funcionando solo como fábrica de hielo durante 30 años más.

En 1907 muere Schlau, y los Bemberg compran a su viuda la vieja Cervecería Alemana y le ponen el nombre de Cervecería Schlau. En la revista “La industria cervecera”, Nº 18 de Julio de 1932, dice textualmente:
Cervecería Schlau. - Fundada en 1872. - Capital 5.000.000 m/n.  Fábrica en Rosario de Santa Fe, con capacidad aproximada de 120.000 hectolitros anuales; la totalidad de sus acciones pertenecen a la Quilmes.-
Ex Cervecería Germania. - Adquirida por el consorcio Quilmes y clausurada en beneficio de la Schlau. - Continúa en explotación únicamente la fábrica de hielo.

Fuente: Historia Cervecería Schlau.

Marzo 2009

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------¿La familia Piazza-dueños de la ciudad de Azul?

Por Jorge di Fiore

Desde hace muchos años, me convencí de que a la Argentina industrial, decididamente la construyeron los inmigrantes italianos, en especial los del siglo XIX (1800).
Hice este mismo comentario, hace un par de años, en un trabajo efectuado para la Asociación Fabricantes de Celulosa y Papel de la República Argentina,, como se puede leer en www.papel-historia-arg.com.ar
Esto, sin dejar de  observar el crisol de razas que desfilaron e hicieron al país: ingleses, españoles, franceses, etc., viendo las enormes oportunidades que ofrecía esa nueva y joven tierra llamada Argentina.
Uno de ellos, Don José  Antonio Piazza, procedente de la ciudad de Novara, Italia, llegó en la primavera de 1870.                                   
Hombre de temperamento luchador, no se quedó en Buenos Aires, sino que se dirigió a Azul, que por ese entonces era un pequeño poblado expuesto a los ataques de los indios.
Llegó acompañado de uno o  tres de sus hijos, según las distintas versiones, y su primer trabajo fue como salador de cueros. Al fallecer su padre, Lorenzo Piazza debe asumir el rol de jefe de familia. Comprando grasa en las carnicerías, en 1875 comenzó a fabricar velas que luego vendía por las calles de Azul, hasta que pudo adquirir un carro y un caballo para salir a la campaña. La fábrica estaba en un humilde rancho cerca del Cementerio.
Con sus ganancias, Lorenzo logra traer de Italia a su madre, María Rizzo, y a sus hermanos, María, Antonia, Carolina y Pedro, quienes se unen a Francisco y a Remigio, que ya estaban en Azul.
En 1883 se asocian a Lorenzo sus hermanos Francisco y Félix, expandiendo sus actividades con una fábrica de jabón y un matadero de yeguas para proveerse de grasa. Pero voy a hacer un resumen para llegar a lo que nos interesa.
En 1882, había fundado una curtiduría, bajo el nombre Piazza Hnos.
En 1894 incorpora a sus otros hermanos a la sociedad. En su logo industrial figuran las cinco “P” en forma circular.
Ese mismo año, compran a un alemán llamado Maschmeier, una Cervecería.
Este alemán tenía problemas económicos y se vio en la necesidad de venderla. Uno de los hermanos, Félix Piazza se pone al frente de la Cervecería, creando al mismo tiempo una fábrica de hielo, que llegó a producir 24 toneladas diarias. Don Félix Piazza no contrata a un cervecero, sino que resuelve estudiar todos los conocimientos necesarios por su cuenta.  Los envases que utilizaban eran del tipo chancho, gres con una etiqueta pegada mandada a imprimir a un impresor de la época de la ciudad de Rosario. El nombre me lo reservo por razones obvias, porque aun existe. También utiliza botellas de vidrio. Aquí podría terminar la historia, pero es difícil dejar de señalar que con el matadero producían  y vendían excelentes embutidos.
1930. En Buenos Aires, son socios de la firma Atorrasagasti, Bargués, Piazza y Cía., con treinta y nueve agencias en todo el país, encargada de comercializar los productos de la curtiembre. En Azul, instalan un almacén de suelas, y posteriormente una talabartería donde no solo se comercializa el cuero, sino que logran fabricar un cuero especial para la confección de pelotas de fútbol. Fueron proveedores de suelas de la firma Grimoldi por varias décadas. Para destacar la visión comercial de los Hnos. Piazza, y en virtud de la necesidad industrial de la curtiembre del uso del tanino, deciden adquirir unos quebrachales en Barranqueras, Chaco, en donde instalan una fábrica de tanino llamada Compañía de productos “Z”, exportando a Europa sus excedentes. Sus descendientes también fueron cofundadores del Banco de Azul.

Fuentes propias y datos de “Los industriales Piazza”, María C. Casamayor de Minvielle (1999)

Abril 2009

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Don Félix Piazza se arrepintió?  a

 

click para ampliar

 

Cervecería Piazza Hermanos

a

click para ampliar

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La primera Maltería Argentina Conchitas
ha producido ganancias por más de $ 15.000.000  m/n

Por Jorge di Fiore

Desde su constitución en 1919-1922 la primera Maltería Argentina Las Conchitas, con un capital de $ m/n 3.000.000, aun sobre lo amortizado de $ 1.704.525,83 m/n sobre sus inmuebles, instalaciones etc., existiendo una Reserva Legal de $ 238.132,48 m/n en el último ejercicio al 30 de septiembre de 1930 ha obtenido una ganancia bruta, según el balance publicado, de $ 983.494,87 m/n. Además, tenía a esa fecha mercaderías, materias prima y subproductos por valor de $ 1.134.812,20 m/n y créditos a cobrar por valor de $ 5.338.017,81 m/n.
La Sociedad Anónima forma parte del grupo controlador de la firma Otto Bemberg.

Fuente: Revista de la Industria Cervecera, diciembre 1931

Nota del Autor-La Maltería Argentina Conchitas, estaba ubicada en la actual localidad de Hudson, cuyo nombre anterior era el paraje Conchitas-Lugar donde estuvo en 1887 la Destilería Franco Argentina-perteneciente a Otto Peter Bemberg  e inversores franceses, mientras éste era cónsul argentino en Alemania.

Abril 2009

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Estudio del monopolio industrial y los sucesivos procesos en  el rubro  cervecero en la Argentina desde 1870 a 1958.

Por Jorge di Fiore

Cualquier trabajo de investigación en el Planeta Tierra implica en forma imprescindible  recomponer su historia, observar los vaivenes y los momentos, el devenir de la situación política y las transformaciones relacionadas con la modernización de las maquinarias, pero el factor humano siempre será imprescindible.
En el tema que nos compete, debo señalar que existieron en la Argentina desde comienzos del siglo XIX no más de una docena de establecimientos en la primera mitad del siglo, con una producción estimada del 15 % del consumo. El resto provenía de la importación. Mientras que en la segunda mitad, se instalaron en todo el país 205 establecimientos con un promedio de personal ocupado de 12 operarios. El 15 de febrero de 1860, aparece en escena un visionario que ya había pasado por Buenos Aires y Chile. Se llama Emilio Bieckert que de un solo operario que disponía, en solo ocho años ya se encontraba instalado con una gran usina en el barrio de Retiro, dando trabajo a 600 operarios.

Las pequeñas fábricas de la ciudad solo pudieron mantenerse a flote hasta los años 1870 a 1895, en virtud de un mayor consumo y una importación en decadencia. Luego comenzaron los cierres y las quiebras. En la Provincia de Buenos Aires y en el  interior del país, algunas sobrevivieron de  5 a 10 años más, por motivos de distancia y fletes. La crisis de 1890 colaboró para la desaparición de éstas.
Otto Bemberg, en 1850, un  riquísimo banquero e industrial prusiano, abre a su llegada, una casa de exportación de cereales, cuero y lana. En 1889, sobre la base de una tecnología moderna y dinámica, crea la Brasserie Argentina Quilmes, con sede en París. Instala una cervecera mayor aún que la de Bieckert: la Cervecería Argentina Quilmes, en 1890. En el interior del país, ya estaban instaladas fábricas más chicas pero importantes como la Cervecería Schlau, ex Germania (1858) en Santa Fe y la Cervecera San Carlos  (1884). Nota: Esta Cervecería estuvo controlada en 1913 por Bieckert, bajo el nombre de The San Carlos Brewery Co.
El incremento de la producción fue sin precedentes, acentuó y acompañó el consumo, fundamentalmente por el aumento demográfico. Por lo tanto, entre los últimos años del siglo XIX y principios del XX, la importación de cerveza cayó un 95 %.
En 1870, la producción nacional era en términos reales, pobre, amén de que la cerveza no era una bebida que tuviera mucha aceptación entre la población. Las bebidas preferidas de los argentinos eran la ginebra, caña, aguardiente o la sangría, y la poca cerveza que se consumía era de procedencia escocesa, británica o alemana. Veinte años pasaron para que la situación industria/consumo fuera totalmente diferente, habiéndose convertido la industria cervecera en una de las más vigorosas.
Cambia la tecnología y los medios de producción permiten la elaboración a gran escala, con la consiguiente baja de los costos operativos.
Con el gran resurgimiento de la industria cervecera nacional, en los primeros años del nuevo siglo es cuando se origina la evolución y la concentración de las medianas empresas que se habían instalado, como la cervecera Río Segundo (1905) de Córdoba, la Cervecera del Norte (1913) en Tucumán, la Cervecería y Maltería Andes (1921) de Mendoza y la Cervecería San Juan, en la provincia homónima. En la ciudad bonaerense de Azul, los hermanos Piazza (1894 a 1953). En la ciudad de Buenos Aires, Cervecería Palermo (1897), que fuera fundada por Ernesto Tornquist. Evidentemente, esto produjo un  recambió en la fisonomía de la explotación, el desarrollo laboral y en su rendimiento en general.
En el boletín de la Unión Industrial Argentina de noviembre de 1908, aparece un informe sobre la situación y producción actual de las Cervecerías Argentinas. Señala la diez primeras, midiéndolas en hectolitros.
Quilmes 400.000
Bieckert 140.000
Palermo 80.000
Río Segundo 50.000
Buenos Aires 35.000
San Carlos 30.000
Schlau, del Rosario 12.000
Germania 12.000
San Martín (Bahía Blanca) 6.000
Piazza (Azul) 2.000

Es evidente que las dos grandes producían más del 50% que el resto.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Comienza el monopolio Bemberg

Dado los contactos financieros que poseía Otto Peter Bemberg en París, funda junto a su hijo Otto Sebastián y otros financistas, en 1888, el grupo La Brasserie Argentina Sociedad Anónima. A partir de 1890, comienza a producir la Cervecera en la ciudad de Quilmes. El grupo económico comienza con la adquisición de empresas del mismo rubro. Es el principio del monopolio. Crean su propia maltería para no depender de la cebada importada. Su nombre: Primera Maltería Argentina Conchita, ubicada en el pueblo de Hudson, FCS, a pocos kilómetros de Quilmes. Ya era evidente la verticalización industrial.
Para 1932, la revista “La industria cervecera”en su  Nº 17 del mes de Junio da a conocer la nómina de algunas de las diversas entidades que integran el grupo Bemberg.

Brasserie Argentina Quilmes - con sede en Rue Saint Florentin, París.
S.A. Cervecería Argentina Quilmes.
S.A. Cervecería Buenos Aires.
S.A. Cervecería Palermo
S.A. Cervecería Schlau
S.A. Cervecería Santa Fe
S.A. Cervecería Córdoba
S.A. Cervecería Río Segundo
S.A. Maltería y Cervecería de los Andes
S.A. Cervecería del Norte
S.A. Cervecería San Juan Ltda.
Maltería Argentina Conchitas
Maltería Rosario
Cervecería Argentina Mercedes SA
Cervecera San Martín

Otras Empresas
S.A. Bilz
S.A. Kandy, Naranja Crush
Cia. de Tranvías de Quilmes a Buenos Aires (1)
Crédito Comercial e Industrial Argentina SA
Cia. Argentina de Inmuebles SA
Sociedad Auxiliar Fabril Agrícola Comercial SA (2)
Cia. Argentina de Obras Sanitarias del Municipio de Quilmes y Extensiones
Cia. de Tierras “Rosario Norte” SA
Cia.de Tierras de Mendoza SA
Cristalerías Rigolleau SA (3)
Caja de Crédito Hipotecario SA
Banco Argentino de Finanzas y Mandatos
Estancias Santa Rosa Ltda.SA
Sociedad Tubos y Aglomerados de Cemento SA
Astra SA
Manufactura Algodonera Argentina SA
Cía. Industrial Sud Americana SA (4)
Panificación Argentina SA

1) Transporte de Cerveza de Quilmes a Buenos Aires.
2) Fábrica de tapas corona para todas las cervecerías y explotación de yerba en Puerto Bemberg, Misiones.
3) Fábrica de botellas de vidrio para las cervecerías.
4) Fábrica de hielo-fábrica de galletitas y levaduras

Nota: A mi entender no me consta que Cristalerías Rigolleau, Astra, y Panificación Argentina, hallan pertenecido al Grupo.

La agilidad empresarial más el poder capitalista hicieron que de los sesenta y cinco establecimientos cerveceros existentes en 1895 solo quedaran dieciocho para el año 1948.
En el año 1950/1, todas las Cervecerías del grupo Bemberg fueron estatizadas pasando por diversos estados legales, manteniendo el  nombre original, pero agregando EN (Empresa Nacional) o FOCASA (Fábricas Obreras Cerveceras Argentinas SA.). 

Fuentes consultadas:
Les Pioneers de la Industria Nacional-Manuel Chueco.
Revista de la Industria Cervecera Argentina -Nº17- Junio 1932-Pág. 21
Unión Industrial Argentina-Año 1908       
Fundación Argentina en París, Otto Sebastian Bemberg       

Abril 2009                                                                                                                         
 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Historia de la cerveza en Bahía Blanca
Por Jorge di Fiore

Las primeras tentativas de elaborar cerveza en Bahía Blanca, datan de fines de 1860, según las informaciones reunidas y al testimonio de su prensa y de antiguos y caracterizados vecinos de la ciudad, de la que mas tarde fuera la gran ciudad portuaria del sud argentino.Ademas de la elaboración de cerveza,paralelamente se iniciaron por esa fecha, siembras de cebada de variados tipos para su industrialización, de tal suerte que la primera cerveza elaborada en Bahía Blanca lo fue con cebada germinada de la zona, obteniendo los mas auspiciosos resultados.
Estas informaciones están corroboradas  con los antecedentes que existen en las actuaciones de la comisión organizadora de la 1ª Exposición Nacional de la Industria, que se celebró en Córdoba el 15 de Octubre de 1871.
En efecto un informe fechado en octubre de 1869 por los señores Dr. Sixto Laspinur, D.Felix Caronti y de D.Ezequiel Real de Asúa, manifiestan que la cebada de Bahía Blanca es muy apreciada por los cerveceros, pero debido al elevado costo del transporte, no es posible enviarla a Buenos Aires. Además se expresa en el mismo informe que ya había sido ensayado con buen éxito en una pequeña cervecería. Además un cervecero inglés esta dispuesto a establecer una fábrica de mayor importancia para la elaboración de cerveza.
La pequeña cervecería era la referida a la que había instalado años antes don Roque Curelli, la que se hallaba instalada en la actual Isidoro Casanova y Alvarado.La cerveza elaborada por el Sr.Curelli, era con malta elaborada en la zona a la que nos estamos refiriendo.

En 1882, los señores Ángel Gambino y Cia.instalaron en la calle Lamadrid entre la de Alsina y Belgrano la  “Cervecería Nacional” Esta cerveza elaborada por esa fábrica era de una calidad bastante buena y llego a tener un regular consumo.
La Cervecería actuó bajo esa razón social hasta 1890, en que pasa a manos de la firma Etienne y Cia.que la opera hasta 1895.A partir de esa fecha y durante nueve años -1904-estuvo bajo la dirección del señor León Maes.
Cuatro años mas tarde en 1886, se establecía en Bahía Blanca la tercera cervecera en la esquina de Gral. Paz y Dorrego fábrica destinada a tener mejor suerte que las anteriores.Fue su propietarios y fundador el Sr.Luis Pezzano, industrial que su actividad se extendía a la licorería y aguas gaseosas.En 1889 fue vendida a los señores Antonio Maraffio y Francisco Klement,mostrandose dispuestos a darle un gran impulso a la elaboración de la cerveza. Desde ese momento puede afirmarse  que se inicia un periodo de franca  prosperidad para la ciudad de Bahía Blanca y el origen de la Cervecería San Martín, posteriormente clausurada.
Con gran conocimiento del ramo, Maraffio y Klement propulsaron el progreso la  fábrica, impulsando el mayor consumo de cerveza.
Debido a éxito obtenido construyeron un amplio edificio en las calles San Martín y Brandsen.Al Mismo tiempo renovaron el plantel de las máquinas dotándolas de los elementos más modernos que se disponían en esa fecha.
Sobre esta base la Cervecería San Martín cobro un nuevo e interesante desarrollo siendo motivo de legítimos elogios por parte de la ciudad y el vecindario.Tal halagador esfuerzo permitía pensar en un más auspicioso porvenir que lo que vino posteriormente.La Cervecería San Martín estuvo clausurada por más de diez años, para luego cesar definitivamente.

Septiembre 2009

Fuente: Anibal White-La industria cervecera por dentro-1958         

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Nueva botella!

A mediadosdel mes de Octubre, recibí por correo electrónico, la pregunta de un lector que estaba interesado en saber sobre unas  botellas que tenía guardadas.
“Estimado amigo: Mi nombre es Arturo, y soy de……….
Juan Carlos Demarco me recomendó con usted para pedirle asesoramiento sobre el posible valor de unas botellas de cerámica que poseo. Son de una cervecería que antiguamente estaba en mi casa.Espero le lleguen las fotos. (Soy medio ……con la PC)Disculpe mi atrevimiento.Le envío un cordial saludo” 
Le comento que las botellas las desenterré personalmente en el año 88 y las guarde  porque no sabia si eran autenticas.
Un amigo (fana de la web) las vio y estuvo averiguando, descubrió según el, que fueron hechas en Port Dundas Glasgow entre 1850 y 1900.por eso empecé a averiguar.Tienen algún valor monetario o solamente sentimental o histórico.”

Luego de ver el adjunto me encontré con la sorpresa de una botella conocida pero etiquetada con una técnica  de fechamiento tardío del siglo XIX.La foto de la etiqueta tenía la característica visual de que se hubiera empleado el stencilado o transpariencia.Convinamos en encontrarnos tal día en su provincia, donde me acompaño mi petit laboratorio ambulante.No tuve oportunidad de usarlo.El logotipo empleado por la Port Dundas Pottery ,primero en emplear el sistema por trasferencia en Gres (negro)--digo Gres, porque en cerámica de porcelana ya existía a finales del siglo XVIII y principios del XIX,-- era el conocido estampado.
A las seis horas siguientes, la botella en perfectas condiciones, volaba hacia Buenos Aires.Su nombre  Cervecería Alemana Carlos Setter, etiqueta negra.

A los efectos arqueológicos, se tomaron fotos de los muros de adobe y pasto de las paredes de 0,60 mts.de ancho que aún quedan en pie y se grabaron las palabras del descubridor relatando el hecho.
Juan Carlos, agradecido por su recomendación.

Octubre 2009

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Otras Actividades

Además de fabricantes de cerveza los señores Hammer y Hermann, (es Herrmann) errores tipográficos eran frecuentes en el siglo, tenían en sociedad una droguería alrededor de 1875/1880, situada en la calle Rivadavia 138/140 de la ciudad de Buenos Aires.
Unos años antes Hammer estuvo  en sociedad con otro de la colectividad alemana y cervecero Peltzer. Estos tenían dos locales, uno en Rivadavia 140 y otro en Callao 369.El nombre de la farmacia y droguería se llamaba Farmacia del León.

click para ampliar
                  
Noviembre 2009

Fuente: Almanaque Comercial e Industrial 1878
           De boticarios y boticas del Buenos Aires Colonial Siglo XVIII y XIX—Jorge di Fiore
           www.boticariosyboticas.com.ar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Excavación en Puerto Santa Cruz-Paraje Cañadón de los Misioneros

(Ver menú Estudios Arqueológicos)

Breves historias de las primeras cervecerías del Buenos Aires colonial.

Robert Young----Thomas Stuart----Thomas Hilson


Robert Young nació en Escocia. Llegó al Buenos Aires hacia 1730, como médico contratado por la South Sea Company que tenía una concesión de la Corona Española para introducir en América una cantidad de esclavos procedentes de África.
Luego de convertirse al catolicismo, actuó como médico del presidio de la ciudad.
Junto con Thomas Stuart adquieren en la zona del Retiro una amplia fracción de terreno. En ese lugar construyen una edificación en donde instalaron la primera cervecería que tuvo la ciudad, en donde hoy se encuentra la Cancillería (Arenales y Basavilbaso), la que, a la muerte de Young, fue vendida por Stuart al rico capitán Thomas Hilson el 13 de diciembre de 1743.
En el censo de 1744 aparece: "En la cervecería Thomas Stuart Inglés de edad de 48 a. Tiene agregados dos ingleses llamados Juan Ittin de 30 años y a Roberto Betant de 20 años, y 6 negros esclavos que trabajan en la Cerveza, y dicha cervecería dice pertenece al Capitán Don Thomas Ilson"
Ilson era nativo de España y descendientes de irlandeses.
El 3 de junio de 1743, Young había otorgado testamento designando como heredera a la Compañía de Jesús, y albacea a Gregorio de Otálora.

Noviembre 2009
Gentileza Sra.María Gloria de Hill
Fuente: Diccionario de  Británicos en Buenos Aires-Maxine Hanon

Conclusiones
En virtud de que no tenemos hasta hoy conocimiento de anteriores “expendedores” o “fabricantes” de cerveza, tendremos que aceptar que los mismos hayan sido los primeros, que de acuerdo al censo de 1743 figuraban como “La Zervecería”.   A mi  entender,  ésta sería importada e introducida a la colonia sin pago de los derechos aduaneros.No le veo el sentido porque  tendrían que fabricarla. Las mismas serian las conocidas como “chancho” de origen británico, sobre todo que el Capitán de Dragones Thomas Ilson, era un conocido contrabandista que terminó procesado.

John Dillon

Nació en Irlanda en Junio de 1790,hijo de John Dillon y Ann Fitzfarard.Provenia de St.Michaels,Dublín y llego a Buenos Aires en febrero de 1806 aunque probablemente haya arribado en 1807 con el grupo de comerciantes que llegó a Montevideo con la segunda invasión inglesa su nombre ha pasado a la historia por haber sido junto a John Thwaites el causante involuntario del Decreto de Reglamento de Libre Comercio suscripto por el virrey Cisneros el 6 de noviembre de 1809.El 16 de agosto de 1809 John Dillon y John Thwaites,por la firma Juan Dillon y Cia.pidieron autorización para introducir mercadería de lícito comercio, previo pago de los derechos correspondientes.

John Thwaites

Nació hacia 1782 en Londres, Inglaterra.Hijo de Henry Thwaites y Jane Gibson.Llegó a Buenos Aires hacia 1806.Junto con Dillon pudieron ingresar  la mercadería tras el decreto de Cisneros del seis de noviembre de 1809, de libre comercio  con los ingleses, teniendo en cuenta  el cobro de los derechos aduaneros, que de igual modo entraban de contrabando.Las mercancías la habían tenido que dejar en Montevideo, junto con otros 17 veleros tras la derrota de Witherlocke en 1807-segunda invasión inglesa-Recordar que gran cantidad de mercaderes llegaron al Río de la Plata ,para establecerse, descontando un triunfo británico.
En 1813, estableció una destilería o fábrica de licores en el barrio de las Monjas Catalinas, en una de las calles adyacentes a la plaza del Retiro.El negocio no marchó y a los pocos años hubo que cerrarlo.

Noviembre 2009
Fuente: Fragmento del Diccionario de Británico en Buenos Aires-Maxine Hanon

Interesante Nota del Diario El Censor, del jueves 23 de Noviembre de 1815
Texto original
.

ESTABLECIMIENTOS
“Movido del deseo de instruirme en el estado de esta capital, en todas sus ramas,y teniendo noticias de una fábrica de cerveza, aguardientes y otros licores que un extranjero plantifica en las inmediaciones del Retiro,suplique a un caballero amigo de un extrangero que me introdujese en la citada fabrica y trato de su dueño.Efectivamente condescendió desde luego,y nos dirigimos una tarde a la fabrica,en la que observe, no sin bastante sorpresa que su magnitud y adelanto que  es de mas grande escala de lo que habia juzado,y  cuanto a este día se ha intentado en este genero, por esta parte de América.
La consideración de lo referido, excitó en mi el deseo de hacer algunas preguntas al emprendedor,y por sus correspondientes respuestas,vine en conocimiento de las grandes dificultades que ha tenido que vencer,y la enorme suma de mas de cien mil pesos, que lleva invertida en los cuatro años que van pasado, desde que puso mano a su proyecto:habiendo sido necesario conducir de Inglaterra artífices,maquinas,utensillos y materiales además de veinte y treinta operarios americanos, que según observe, trabajan en la fabrica y ademas de vastas obras de albanilleria ,carpintería y herreria trabajadas en el país para organizar el establecimiento.
Pero cual fue mi sentimiento,cuando,en el curso de la conversación, entendí que el dueño de este utilisimo establecimiento,se ha visto gravado no se por que espacio de tiempo, con una contribución de sesenta pesos mensuales que le impuso el gobierno anterior  Es posible exclame entre mi mismo que se obstruya el fomento del país, con imposiciones tan absurdas, sobre unos hombres dignos de toda proteccion?—sobre un hombre,particularmente que ha invertido todo su haber en esa fabrica inconclusa, que aun no estado de resarcirle?---en esa fabrica que en poco tiempo  puede ahorrar la extracción de numerario, que saldria necesariamente en cambio de los caldos,que ella puede producir?---en esa fabrica finalmente que consume y seguira consumiendo cada ves mayor cantidad de granos cosechados en nuestros campos?---No señores: es menester conocer que tales emprendedores de establecimientos que proporcionan al país tanto honor y ventajas, merecen una decidida proteccion a sus principios y fomento y llegado el caso de retribuirle a su dueño una ganancia  correspondiente entonces dicta la razón que el gobierno se resarza de la proteccion que haya franqueado.Interin,no se debiera, ni aun permitir la importación de los caldos que la fabrica pueda proporcionar; sino con muy crecidos derechos ,y todo amante del país debiera vanagloriarse de presentar en su mesa una “botella de cerveza” ordinaria de Buenos Ayres,con preferencia a la mas excelente de Inglaterra.
En el emprendedor a que me contraigo, concurre además la circunstancia recomendable de haberse unido en matrimonio con una señorita americana ,fixando su permanencia con estos diferentes hechos.Y es claro que esta reunion de circunstancias debe hacer a D.Juan Thwaites mas digno de atención,que la debida a aquellos extrangeros  ,cuya presencia pasajera, solo puede producir una utilidad fugaz.Si por fortuna estuviese establecida la sociedad de amigos del país, que traze en un numero anterior,y que ha merecido la consideración del gobierno,el señor de Thwaites, seria sin duda acreedor  a la gratitud de aquel cuerpo.”

Conclusiones
Leída la biografía en su texto original completo, daría la impresión que ambos británicos solo eran importadores de cerveza, pero no, en el caso de John Thwaites - 1815-1818.

Jorge di Fiore.

 

Benjamin Henry Hill

Nació en 1823 en Londres, Inglaterra.Hijo de Benjamín Hill y Elizabeth Creasey y hermano de John.Tenía poco más de un año cuando su familia se embarcó en el Symmetrt, barco fletado por John y William Robertson, que llegó a Buenos Aires el 2 de Agosto de 1825.
En 1852,se registró en el consulado británico, como “cervecero” tenía sociedad con su hermano John Flagg Hill en la calle Comercio 270.El 21 de abril de 1852 se casó en la iglesia metodista con la inglesa Elinor ( o Ellen) Maugham de Newcastle.

Noviembre 2009
Gentileza: Sra. María Gloria de Hill
Fuente: Diccionario de Británicos en Buenos Aires-Maxine Hanon

Jhon Flagg Hill

Nació hacia 1823 en Londres, Inglaterra, hermano de Benjamín Henry
En 1844 se registro en el consulado británico como taylor (sastre) pero para 1863 ya era brewer y destiller.Cervecero junto a su hermano Benjamín, en la calle Comercio 270.Murió en abril de 1871, en su casa de la calle San Juan 276, víctima de la devastadora epidemia de fiebre amarilla.

Noviembre 2009
Gentileza: Sra.María Gloria de Hill
Fuente: Diccionario de Británicos en Buenos Aires-Maxine Hanon (Fragmento)

Charles Edwin Hill

Nacido en Buenos Aires el 13 de junio de 1833.
Hermano menor de Benjamín y Jhon Flagg.Debido al fallecimiento de Jhon, ingresó a la cervecería.

Noviembre 2009
Fuente: Diccionario de Británicos en Buenos Aires-Maxine Hanon (Fragmento)

                                  
Conclusiones
Existió una cervecería en la calle Comercio 270, cuyos propietarios fueron
Benjamín Harry Hill y Jhon Flagg Hill.y posteriormente Charles Edwin Hill.

Jorge di Fiore

Michael Kelly

Nació en 1804 en Irlanda.Llegó a Buenos Aires en el buque británico Philomela en 1843.Fue registrado en el consulado británico como “brewer”-cervecero-

Noviembre 2009
Fuente: Diccionario de Británicos en Buenos Aires-Maxine Hanon (Fragmento)

Conclusiones
No hay antecedentes que hubiera tenido una cervecería. Pudo haber sido registrado como cervecero para poner una profesión, o quizás trabajó de operario en alguna fábrica de cerveza.

Jorge di Fiore

Guillermo Zeydell

Nota-Aviso en la Gaceta Mercantil del 23 de Enero de 1845
Texto original

“Fabrica de Cerveza de Guillermo Zeydell.
Fabricante de cerveza que tenia en la plazoleta del Retiro,habiendose mudado a la barraca conocida como Barraca de Captevila, sita en la calle Chacabuco núm. 315. En este nuevo establecimiento por su extensión y comodidades, ofrece al respetable publico, una mejoria en las calidades de la mayoria de la cerveza, mejorando las dos clases,blanca,(ale) y negra (porter).Siempre habra un gran surtido de las dos clases. Refrescos y fiambres se encuentran a toda hora en dicho establecimiento que por su localidad ofrece particular comodidad a los que pasean para la ciudad para Barracas o Riachuelo, pues que si tienen a bien avisar a la ida que se le disponga un almuerzo para su vuelta se les prepararan como encargasen con el mayor esmero y precision.Igualmente se les avisa a los aficionados al baile, que tienen una sala donde podrán colocarse una compania de amigos o familia que quisieran disfrutar de esta diversión,con un buen piano y un maestro tocador que estará pronto a servir a los concurrentes,particularmente los domingos a la tarde.”

Adolph Bullrich

Nacido el 31 de julio de 1803 en Stade,Hannover,reino unido al de Gran Bretaña, era hijo de Augusto Segismundo Bullrich y Federica Reichel.Cuenta Navarro Viola que viajó a Brasil en tiempos de la guerra con la Provincias Unidas, se incorporó al ejército como sargento, fue tomado prisionero en la batalla de Ituzaingó y que fue conducido a Buenos Aires, donde se radicó, estableciendo un almacén de productos importados.Este se encontraba en la hoy esquina de Florida y Bartolomé Mitre que adquirió en 1835.En marzo de 1842,junto con el alemán Charles Ziegler, tambien almacenero, establecieron una fábrica de cerveza en la plaza del Retiro,en una casa arrendada perteneciente a la familia Azcuénaga. (no sería extraño que haya sido el mismo lugar que estuvieron otros cerveceros). Ambos hicieron grandes reformas en la propiedad que se encontraba en estado de destrucción y luego le vendieron a los señores Adam Fogel y Schmitz la fábrica de cerveza, tranfiriendole todos los derechos del contrato. Murió el 22 de marzo de 1882.Casado con Baldomera María Rejas y tuvieron diez hijos.

Noviembre 2009
Fuente: Diccionario de Británicos en Buenos Aires-Maxine Hanon (Fragmento)

Conclusiones
Me queda la duda, (duda) que se entienda, de que  hayan fabricado cerveza, por lo tanto bien podría ser un lugar de recreo, de despacho de cerveza, ginebra y otras bebidas, cómo agua mineralizada, ambas importadas, refrescos, licores, muchos nacionales, que si bien existían muchos años antes,  la más importante, fue la fábrica a vapor de  Benito Berthé circa 1845, o el anís de Pla, de Mariano Manent de las primeras décadas de 1800.

Basamiento
Ambos tenían una gran experiencia en la importación de productos varios, La cerveza en botellas de vidrio, eran importadas y llenas, en  exóticos su envases. Las de barro bien podrían ser llenadas con cerveza de barril importada o nacional.
Es decir, tenían dos alternativas, una cara y la otra económica.


La zona se había puesto de moda en lo que a divertimiento se referia, vale recordar que a unos trecientos metros  más abajo de Retiro, barrancas al río, existió desde 1835 a 1848, el lujoso restaurante Thorndike’s, definido por la British Pocket, como una casa de placeres, con jardines de recreación, billares, salones de baile, salones privados, casa de baños, y lujosa cocina”
Fuente: Propia

Aviso rescatado de La Gaceta Mercantil del 23 de Enero de 1845
Texto original

“CERVEZA-Los propietarios de la fabrica de cerveza en el Retiro en la quinta conocida como por  de Azcuenaga,avisan al Público que ademas de la cerveza de previlegio que se sigue despachando en Botellas y medias Botellas de cristal,a los precios de costumbre; tienen ahora en punto de perfección Cerveza en Botellas de barro que venden entregadas en casa de los compradores al precio de 15 pesos la docena, devolviendole las Botellas.Se reciben órdenes en la misma Fabrica y en los almacenes Nº 40 de la calle Piedad y Nº 41 de la calle Perú”

Se refiere el aviso a la fábrica de Bullrich y Ziegler
J.di Fiore

Según documentación original del Sr.Pérez Almendros, Antonio Lagomarsino le vendía cerveza al Sr. Bullrich en los finales de los años setenta. Seria su hijo Adolfo James (1833-1904) fundador de la casa de remates, director del Banco Hipotecario e intendente municipal de Buenos Aires.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota del autor

Las biografías escritas, son realmente interesantes, y apuntan a tratar de sacar conclusiones de quien fue el primer elaborador de cerveza y no el importador ni “despachador”. La realidad es que a nosotros, los coleccionistas, nos interesan la botella y la marca de la cervecería. A mi entender, sigo considerando que el primer fabricante de cerveza que tomó la actividad como un emprendimiento a nivel “industrial”, entre los años 1745/1845, fue el señor Bhüler, en 1845.
Si alguien tiene mejor información comprobable nos vendría muy bien.

Una de las maneras de diferenciar a las botellas de ginebra es que éstas poseen
un color marrón veteado o no, satinado y se diferencian de las de cerveza  por su peso, son más liviana en botellas del mismo tamaño, debido a que las de ginebra tienen un cuerpo de alrededor del cuarenta por ciento menor.


          

Cuerpo de una botella de ginebra

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Reproduzco algo interesante de una parte del libro de Thomas George Love “Cinco años en Buenos Aires por un inglés” publicado en 1825.


“En los almacenes pueden obtenerse buenos jamones ingleses, queso, papas, etc.; los dos primeros a cuatro reales la libra, el último artículo a un real; los impuestos son más bien altos
. La botella de cerveza cuesta cuatro reales; también se puede obtener a veces cerveza en barriles. Los artículos de esta clase son casi todos de origen inglés. El viaje es tan largo que no es posible que lleguen nuestros sabrosos quesos ingleses.
Hay aquí vinos de todas clases, "desde el humilde oporto hasta el imperial Tokay", pero de calidad mediana. Oporto y Madeira se venden a un peso la botella. El champagne cuesta $ 1.50. Hay un vasto surtido de vinos franceses y españoles. El vino más corriente es el vino de Cataluña o, como se dice, vino Carlón, comprado a dos o tres reales la botella y que está muy lejos de ser desagradable. La producción nacional es escasa- el vino de Mendoza es dulce y sabe como nuestros vinos caseros. La cerveza es un lujo. La cerveza embotellada no tiene el sabor que posee la cerveza de los barriles de Londres. El Brandy, la ginebra y el ron son abundantes. El último llega del Brasil, La Habana y la Isla de Francia. El ron viejo de jamaica es difícil de conseguir. La caña, una especie de brandy blanco procedente de La Habana, el Brasil y España que llaman "aguardiente español", es muy bebida y entona el ánimo.”  

Jorge di Fiore
Diciembre 2009                                        
Gentileza: Sra. Maxine Hanon-Historiadora

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cervecería de Mauro Branche

En el mes de Mayo del 2003, me obsequió, el Sr.W.Andrade, via original del Sr.Daniel Rodríguez, un fragmento de la botella.En esa oportunidad escribí  en (ver menú colección obv.Nº 6) que la botella bien podría ser de ginebra.Hoy diría que tengo la certeza en un noventa por ciento, qué la botella es de ginebra.El tipo de cerámica de gres es el llamado “tiger-ware”-satinado-no brillante-marrón veteado similar a la piel de tigre, llamado por los germano-holandeses “orange peel”
Ver: www. historiadelgres.com.ar
Ver: www.gres-glosario.com.ar                            

Salt Glazed Tiger        Bristol Glazed (Cerv.Arg)

Tener en cuenta que las cervecerías no productoras, no solo vendían cerveza, también ginebra, licores, refrescos y agua mineral procedente de los Países Bajos, vertiente descubierta por el enólogo Georg Kreuzberg en 1852, en Neuenahr, Ahrweiler.
Envasada en gres (tiger ware) color marrón satinado.Se distinguían por tener el sello del fabricante en tamaño grande. También fueron envasadas más adelante en color blanco en especial los de Estados Unidos.

Jorge di Fiore
Diciembre 2009

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Resumida Historia de las Cervecerías de San Juán

La Provincia de San Juan fue un centro importante en la fabricación de cerveza, podríamos decir casi setenta años.
En 1878, llegan a la colonia sanjuanina, procedentes de Alemania, los hermanos Eduardo y Arnoldo Rosenthal.Ellos en su ciudad eran expertos en la fabricación de cerveza.Fueron los precursores junto con Pablo Storni y su hermano Alfonso.Cerca de 1909 los hermanos Rosenthal,retornaron a su patria en virtud de la incipiente guerra mundial,vendiendo la fábrica al Sr.Luís  Morchio,Manuel Márquez,Solimano y G.Yornet.Estos formaron una Sociedad Anónima que llamaron Cervecería San Juan Limitada.La empresa creció vertiginosamente llegando a tener doscientos operarios.Continuaron importando el lúpulo de Alemania, pero debido a factores provocados por la guerra ,comenzaron a comprarla en otras provincias argentinas, hasta que finalmente la plantaron en San Juan.Con el tiempo, tuvieron problemas económicos, y fue adquirida por el grupo Bemberg.

Los Storni, de origen Suizo, elaboraban la cerveza al estilo y con el gusto de su país de origen.Instalados en Concepción ,como los Rosenthal ,tuvieron dos pequeñas fabricas, la inicial la llamaban Los Alpes, de Pablo y Alfonso Storni y la otra “La Argentina” de Storni y Cia.Sólo funcionaron desde 1890 a 1894.
Posteriormente un yugoslavo que trabajaba con ellos, de nombre Juán Sarich se la compró, y junto a dos sobrinos fundaron la firma Cervecería Río de la Plata  de Sarich y Cia. que duró cerca de cuarenta años.

Otra cervecería que exitió, fue la llamada La Imperial, de Krabler y Goldesber, entre los años 1894 a 1900.

Jorge di Fiore
Diciembre 2009
Fuente: Cosas de San Juán-Fernando Mó.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La casa y fábrica de Patriarca y Corsiglia

 En Octubre del 2005, con el título  NO PUDO SER
Escribí un artículo sobre una posible Cervecería.

En una nueva investigación estoy en condiciones de informar que la Cervecería en cuestión era una llamada  CERVECERIA ITALIANA DE PATRIARCA CORSIGLIA O PATRIARCA Y CORSIGLIA- Mediados del siglo XIX.

Como era su casa y comercio.

“En cuanto a la construcción de la casa de la  calle Los Vascos y Estrada, se trata de un sistema especial compuesto por tres diferentes organismos, todo en relación de una construcción en superficie, hoy inexistente, la vivienda y comercio de la familia Patriarca y Corsiglia.
En primer término el sótano al cual se accedía a través de una escalera desde el interior de la casa en forma rectangular y dimensiones reducidas.Desde esta parte un túnel conector que desemboca en una cisterna.
El pasaje a la cisterna esta realizado en mampostería de ladrillo con continuidad.El recinto principal o cisterna colectora de aguas pluviales, posee un revoque de muy buena calidad.que garantizaba el aislamiento y preservación de su contenido.El conjunto descripto posee una localización subterránea componiendo en origen los substratos de una casa y local comercial”

Dentro del sótano, hay un pequeño túnel en la demolida casa.Un camino conducía a un saladero y a un edificio donde se encuentran las instalaciones del campo municipal de golf o Estudiantes. El sector que se dirige al río Paraná, en un extenso espacio se aprecia unas ruinas de ladrillos de un antiguo edificio, y debajo de éstas, un sótano de buenas dimensiones.
Este sótano fue  parte de una fabrica de cerveza.Aparentemente una de las primeras del interior del país, circa 1858.Allí se encontraron una gran cantidad de botellas de gres y trozos con un sello grabado con el nombre de Glasgow.Esta sería de propiedad de Patriarca y Corsiglia, llamada Cervecería Italiana. Posteriormente pasó a manos de Conrado Filsiger,que la bautizó con el nombre de Cervecería Argentina.El 12 de Julio de 1885,tuvo un nuevo y aparente  último propietario llamado Osvaldo Fontana, quién la denominó nuevamente Cervecería Italiana.

¿Los Jesuitas?
“No hay duda de que aún queda mucho por investigar. Sin embargo, como consecuencia de todo lo expuesto, he llegado a la conclusión de que estos túneles, por su concepción, por la técnica aplicada en su construcción, y por la gran cantidad de mano de obra que implicó su concreción, son de autoría jesuítica. Fueron los jesuitas quienes tuvieron el conocimiento de la técnica adecuada -en bóveda, arco o “medio punto romano”- empleada en su construcción; ellos tuvieron la suficiente cantidad de indios idóneos, traídos de las misiones, para llevarlos a cabo; además fueron ellos quienes, entre los siglos XVII y XVIII, aprovecharon todas las riquezas naturales existentes en las costas del río Paraná. Debo agregar, por último, que fueron ellos quienes necesitaron de los túneles, como un medio para la defensa de sus protegidos y como viaductos para trasladar el material extraído del suelo entrerriano y llevarlos hasta el lugar donde se los enriquecería e industrializaría.”

Cuando la Conicet  fue convocada por la Municipalidad de Paraná,para determinar,”aparentemente solo le dieron dos días”,si los túneles eran de origen Jesuitico.El primer informe que enviaron los investigadores, fue que en principio no habían sido obra de los religiosos,que por lo observado, habían sido construidos en la época de la Confederación, sin restarle valor turístico.

Fuente: Extracto de los túneles de Paraná-Miguel  Ángel Mernes
Fuente: Historia de los túneles de Paraná
Fuente: Walter Musich
Fuente: Propia.  Ver artículo de Jorge di Fiore de Octubre del 2005

Jorge di Fiore
Diciembre 2009


Subsuelo de la casa de los Patriarca y  Corsiglia.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------